A pesar de que las economías familiares se resienta para aflojar los bolsillos. Llega la Navidad, y con ella una coctel de conceptos tan amplio y sumamente extenso …que es entonces cuando empieza a producirse el gran fenómeno: ¡maratón por los centro comerciales!.
Y no nos olvidemos del gran dilema …. Papa Noel, Niño Jesús, regalos, más regalos, cenas de empresa, reuniones familiares, reuniones con los amigos, Reyes Magos, etc,etc,etc… Resultado final: no sabemos si estamos celebrando el nacimiento del niño Jesús, unos días de vacaciones o la llegada de Papa Noel y eso sin contar a los Reyes Magos.
Desde mi punto de vista creo que el estrés consumista en busca de una felicidad, en la mayoría de las ocasiones es forzada causa estragos y la verdad es que todos nos alegramos cuando por fin todo pasa ,aunque con unos kilitos de más.